Fue como si no hubiese pasado nada. Parapipou tuvo un 2015 igualmente intenso a pesar de la partida (temporal) de Mauro Delbon y Denise Modai; la banda se encargó de pisar fuerte los escenarios con su particular show, cargado de power y alegría. Con toda una apuesta por delante como es su primer Trastienda Club, la formación completa preparo algo muy especial sumado al festejo de los 9 años. El barrio de San Telmo se vería repleto de globos rojos y muchas sorpresas.

Con la facilidad que tienen para transmitir su energía, el grupo salió a poner a todos a bailar con la cumbia “Mil preguntas”. Pero las respuestas estaban de más y es que los seguidores, alentados por el regreso de Mauro, hicieron sentir su cariño con el clásico cántico de aliento (al ritmo de Parra pa pa pa).

Noche intensa en la que desfilaron invitados como Noelia Recalde en “Cultivemos una idea” y Damian Morrone en “Estoy cansado”. En el tintero e increíble abanico de ritmos que proponen, no podía faltar el descontrol de “Yo amo la Tv”, un quiebre que daba cuenta de un show poderoso y con esa huella fiestera que tanto los caracteriza.


También hubo tiempo de mostrar flexibilidad para calzarse la diez en las tablas (o al contrario, demostrar que cualquiera puede y se disfruta igual!); así fue como Rodri Saucedo desde la percusión, contó que la “Hermana” de su novia, le tiraba onda. El clima en la sala se puso más tranquilo por unos minutos de la mano de “Senderos”, con la voz de Leansdro Darqui.

El resumen de los 9 años se vio plagado de invitados que, de algún modo u otro, integraron o colaboraron con la banda en el crecimiento paso a paso. Con la impronta que cada uno le aportaba a los temas, por la batería pasó Leandro Ledesma (de toda la vida), mientras que a la pared de vientos se le acoplaron Licha de Alasdies, Tincho Seguel de La Perra que los parió y Franco Sabella de El Exilio Universal.

La big band le puso baile, mechado con divertidas miradas cómplices que hicieron dejar de lado todo posible prejuicio; realmente parecía que no había pasado nada. La magia estaba intacta! Promediando la noche, faltaba escuchar la voz de Sebastian Poti, quien hizo mover a todos con “Del caminante”.


Mauro se mostró emocionado y los coros de los seguidores lo acompañaron al pie de la letra para hacer juntos “Carnapipou”. Sin mediar palabras, el pogo se adueñó del campo con los ska “Frutilupilopez” y “Tit tic tac”. La velada estaba a punto de terminar y el sello registrado quedaría estampado en el agite: entre aplausos y lágrimas, “San saltarines” y “Saltan con los monos” pusieron fin a un show cargado de expectativas y que supo estar a la altura de las circunstancias.

De esta forma, Parapipou hizo el merecido festejo de cumpleaños con una performance a todo trapo. No solo nunca pararon, sino que parecen haber cobrado una fuerza especial que los impulsa a salir a llevar alegrías por doquier. Y es que esto es solo el comienzo: el 2016 los encuentra preparando canciones para un nuevo disco.

Fotos: Gentileza de Sabrina Reinhold

1 comentarios :

  1. Muy buena nota describiendo con exactitud la buena onda que sentimos todos los que estuvimos en ese increible show de una banda del carajo como es Parapipou. Buenisimo!

    ResponderEliminar

 
Top