Con ideas nuevas, con ganas de innovar, pero por sobre todas las cosas, ganas de tocar. Así arrancó el año Andando Descalzo, quienes siempre tienen algo bajo el brazo para presentarles a sus seguidores. Luego del festejo por la década de “Mil destinos”, la banda retomó la ruta y continúa mostrando lo que es “Ventanas”, su más reciente producción. El Teatro Vorterix fue la sede elegida para una prueba de fuego: sacar por primera vez un corte de difusión que estuviese grabado en vivo. Desde temprano, el sexteto de rock-pop Garufas, invitó a todos a acercarse y a resguardarse de un viernes helado en la city porteña.

A la hora anunciada, las luces bajas y un coro crearon el clima perfecto para el arranque tranquilo (pero roquero) con “Lejos de vos”. Rápido se acomodaron Salvador Rodofili (saxo) y Darío Varela (trombón) para hacer una gran versión del clásico “Impulso” y engancharla a “Continuar” para poner a todos a bailar. 


“Quiero que le presten atención a esa cámara”, señaló Juani Rodriguez antes de filmar “Aviador”, el próximo corte del nuevo disco, que contó con violín, violonchelo y guitarra acústica. Apenas comenzado el show, Palo Pandolfo fue el primero de los invitados de la noche para cantar a dúo “Cuando llueve”. De a poco el frío dejó de ser un problema para quienes vibraron al ritmo del ska de “No es casual". Y también dejó de serlo para el cantante, que ya se había recorrido el escenario de forma hiperquinética unas cuantas veces.


En el repaso, en las idas y vueltas en los discos, no faltaron temas como “Ilogico” y “Distinto” que se llevaron los coros del lugar. “Qué lindo día para empezar a cambiar”; a las tablas subió Hernán Saravia, voz de Pampa Yakuza, un gran amigo de los descalzos que los acompañó en “Conformidad”. Como el cierre del tema fue con un pico, los fanáticos no dudaron en cantar (con mucha confianza) “Juani se la come”.

El aguante de los presentes no paró ni un minuto y, al escuchar a la banda apenas tirar unos acordes, el pogo y el descontrol llegó de la mano de “Judas Priest”. Los años y la experiencia quedan más que en evidencia cuando, en el constante cambio de estilos, Mosquito pisó fuerte para convertir a “Loco” en una especie de rap. 


La cumbia también tuvo su lugar: el baile y los cantos aparecieron junto a Tita Print y su teclado (aquel que caracteriza a Pablo Lescano), quien le puso el particular sonido a “Flor”. Faltando poco y con muchas ganas de seguir, subió a complementar la fiesta Goy (ex Karamelo Santo) que interpretó a la par “Hoy”.

“Están cansados?”, puso a prueba a quienes esperaban un cierre a lo grande: pegados y a puro agite sonaron “Pantuflas”, “Cachivache” y “Luz”. Pero faltaba la frutilla del postre a lo que fue una show al palo. “Marinero” se llevó por completo la euforia del público y de un Juani que desapareció de la vista de la banda y salió junto a su cámara a nadar entre la marea.


Dos horas de show y un repaso de toda su discografía, dejó a un Vorterix exhausto y satisfecho. Una invitación a lo nuevo, pero a no olvidar aquellos temas que son referentes. Un Andando Descalzo que sigue abriendo ventanas, instalándose en el boca a boca y reafirmando lo que mejor saben hacer después de 18 años. Mientras tanto, los toques continuarán durante todo el año: así como anticiparon, el 2014 los llevará a nuevos lugares y a compartir este camino que se hace andando y descalzo como ellos lo quieren andar.


Fotos: Facu Pereira - Ver album completo

1 comentarios :

  1. Te falto nombrar a Matias Rodriguez Vives (guitarrista de País Aborigen) estuvo en casi todo el show. saludos

    ResponderEliminar

 
Top