“Que la seguridad vial sea política de estado”, decía la bandera que predominaba sobre la popular y que era imposible que no llame la atención. Un año más (y consecutivo), nos acercamos al Microestadio Ferrocarril Oeste para vivir de cerca la unión, la lucha por justicia y la emoción que conlleva el recuerdo.
Desde temprano la gente se acercó con las donaciones a los camiones que estaban en la puerta del club. Rápidamente la noticia llenó de aplausos el lugar: se recaudaron más de 20 toneladas entre alimentos no perecederos y útiles escolares que serán distribuidos a colegios y hospitales de todo el país. Se trata de una especie de regresión, de continuar con la tarea que una vez los chicos del Colegio Ecos de Villa Crespo supieron hacer en un viaje al Chaco. Lamentablemente no se puede hablar de un final feliz ya que a la altura de Margarita, Provincia de Santa Fe, un chofer alcoholizado a bordo de un camión chocó de frente el micro en el que regresaban; fallecieron nueve jóvenes y una maestra.

La música fue el hilo conductor para atraer a grandes y chicos a una tarde/noche de concientización en el “7mo Día del Estudiante Solidario”. Apenas minutos pasadas las 19hs, Salta la Banca salió a pisar fuerte en el escenario con “Nosotros” y una multitud de jóvenes puso cuota extra de euforia. La banda que desde el 2007 (fecha en la que se formó) no para de crecer, hizo saltar a todos con temas como “Laburo” y “Seremos”, y nunca dejó de lado las denuncias de problemas que nos comprometen a todos.
En cada festival se busca una forma de llamar la atención, sea por la vista o por los oídos, y la propuesta de este año no iba a pasar desapercibida. Así, los ‘susurradores’ inundaron el campo… se trataba de tubos sostenidos por amigos y familiares de las víctimas que, oreja por oreja iban transmitiendo fragmentos de canciones, poemas y en muchos casos la frase eje de Conduciendo a Conciencia: “Todos fuimos. Todos somos. Todos podemos ser”.

También se dedicó un merecido tiempo para hablar de Renzo Casali, el adolecente platense atropellado en Mendoza durante su viaje de egresados por un conductor alcoholizado que, además, circulaba con las luces apagadas.
 De apoco algunas de las figuras de la televisión fueron apareciendo y así es que, Gonzalito (Cqc) y Julian Weich, fueron los primeros en dar el presente y llevar el mensaje a los conductores y peatones. Los Tipitos hicieron de los suyo pasadas las 20hs, con temas como “Silencio” y “Campanas en la noche”. Una ovación inundó el estadio cuando apareció Leon Gieco y juntos interpretaron “8 de Octubre”, el tema que compuso con el Flaco Spinetta. Ahora Gieco solo, se plantó duro con su guitarra para hacer “El desembarco”, “Canto en la rama” y los clásicos “El fantasma de Canterville” y “Pensar en nada” con los coros del público a flor de piel.

Uno de los platos fuertes estaba por llegar. Durante días se habló de los invitados sorpresas y todo estaba listo; los gritos de “vamos Los Piojos!” le dieron la bienvenida a Ciro y Los Persas que arrancó su set acústico con “Mirenla”. Pegados y a puro agite sonaron “Todo pasa” y “Pacífico” que dejaron el escenario caliente… todavía faltaba más! Catupecu Machu tomó la posta y abrió con “Magia Veneno”. Y claro, no podía faltar “Seguir viviendo sin tu amor”, el emotivo recuerdo de Spinetta por parte de Fer Ruiz. Una mezcla entre los recuerdos del poeta del rock, los chicos y Gabriel (el hermano de Fernando, que sufrió un grave accidente en auto), justo antes de hacer “A veces vuelvo”. El cierre con broche de oro fue a puro pogo con “Y lo que quiero es que pises sin el suelo”
A poco del final, los padres agradecieron a todos los medios por haber apoyado la causa durante tantos años y crear conciencia. De esta forma, reconocieron por la tarea del día a día a Sebastián Wainraich, Gabriel Schultz, Diego Iglesias (CQC) y a Juanchi Baleiron, entre otros. El reggae llegó para quedarse de la mano de Los Pericos y clásicos como “I’am waiting for your love”, “Home sweet home” y la roquera “Casi nunca lo vez”.

Una noche realmente increíble y, así y todo, aún quedaba “la frutilla del postre”… como se suele decir. Al escenario llegó una de las bandas más festivas de la Argentina para llevar sonrisas y canciones que todos conocemos: Los Autenticos Decadentes. Los conocidos gritos de Fernando (Catupecu), anticiparon “Un osito de peluche de Taiwan” a dúo con Jorge Serrano. Pasaron las infaltables cumbias “Corazón” y “El gran señor”, para que luego el campo bailara al ritmo de “El murguero” y se descontrolara con el himno “La guitarra”.

Cerca de la media noche, el grupo se despidió al grito de “corazón y conciencia” y dio pie al saludo de todos los organizadores y el agradecimiento a los presentes por haber estado y sentido desde adentro toda la movida. El mensaje se divulgó (y se viene haciendo desde hace mucho tiempo), por lo que ahora queda la tarea que todos podemos seguir: cumplir las leyes y respetar las normas.
Crónica: Nicolás Lopez Becerra
Fotos: Facundo Pereira

1 comentarios :

  1. . COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA

    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente

    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar

 
Top