Linda manera de arrancar el año, a pleno desafíos: un ciclo de dos shows en La Trastienda no es poca cosa. Pero La Perra que los Parió se animó. Empresa por demás ambiciosa, pero tras cerrar el año bien arriba en El Teatro de Colegiales, la banda subía la apuesta con dos presentaciones en el mes de marzo.

HDP, himno de la banda y Por las calles –respaldada por imágenes proyectadas por detrás de la batería de Maximiliano Di Monte- abrieron el concierto ante un público por demás ansioso; aclaración: la primer presentación fue un tanto más fría, quizás porque hubo menos gente en comparación al segundo show que superó las seiscientas personas.

Camino solo voy por la avenida, nada me importa si vos ya no estas” cantaba Nahuel Amarilla secundado por el público que ya se había puesto en sintonía, para la canción Alarma; mientras Juan Espada se animaba a jugar con los efectos de la viola en Reggaeton.

El segundo tramo del show llegó cargado de contenido social: Guardapolvo –que fuese cantada a dúo la segunda noche junto a Fernando Rimmaudo de Percobarocho-, proveniente del disco "La suerte la fabricas vos", pisó fuerte en el barrio de San Telmo, resultando ser uno de los puntos más altos del recital.

Hace mucho que no la hacemos” dijo el “Viejo” Amarilla, preanunciando Olvidarte. Continuando con los invitados, la banda se dio el lujo de contar con la presencia de la murga Ay Mamá! que aportó sus voces para Más que hacer y con Santiago Aysine de Salta La Banca. “Vamos a seguir en el plan reggae” en referencia al último tema y al que se venía que era Esa gente, comentaba Amarilla hacia sus seguidores. Otra vez los Ay mamá! a escena para Murga para mi soledad, elevando la calidad del sonido logrado propulsando al show a otro de sus momentos más destacados –dejando ver en el riff de guitarra central del tema, influencia ricotera, pese a ser una murga-. Los músicos oriundos de Villa Madero permanecieron para otro de los temas más esperados de la noche: San Expedito, donde la destreza de Matías Ramos se destacó realizando una sólida base.


Alarma funcionó como antesala para el único cover de la noche: Nextweek de Sumo que hizo vibrar el recinto. Los caños (trombón, trompeta y saxo) impregnaron el aire tornándolo mucho más festivo. El papel picado, las serpentinas y la espuma dominaban el centro del campo, donde la gente no paraba de agitar, bailar y saltar. Más con la llegada de las enganchadas El loco del arenero y El tipo del Mercedes Benz.

Una transformada versión de Los Tontos, a voz y trompeta de arranque solamente, continuó con la línea conceptual que desarrollaba la banda: de menos y a más. Así se debelaba el último tramo del recital que transitó por Despierta, La Viaba (con el “Viejo” mostrando unas manos gigantes artificiales que sacudía y mostraba a la gente) y Dejate llevar que tuvo el condimento especial de contar con un pequeño fragmento de Sympathy for the devil de The Rolling Stones. La gente estaba bien arriba y había que responder desde arriba del escenario a la altura de las circunstancias: La Perra Disco Bar (la segunda fecha) terminó con una fiesta abajo y arriba del escenario: la murga Ay Mamá!, un pollo gigante de color amarillo, chicas honrando la letra de la canción y toda la banda bailando a pleno completando con una muy buena performance.

Así se fue la noche; así se fueron las noches. Dos noches que La Perra que los Parió no olvidarán, más aun cuando fue su última presentación en Capital Federal antes de meterse en el estudio a trabajar en el próximo material discográfico.



Lo que viene, lo que viene...

La Perra que los Parió va a tocar el 16 de Abril en Species, Wilde, dando arranque a una recorrida por todo el conurbano bonaerense.

Crónica y Fotos: Martín Ciraolo


1 comentarios :

  1. el 16 de abril tocan en species de wilde facuuuuuuuuuuuuuuuuu

    ResponderEliminar

 
Top