La noche ya se había comido la tarde. Todavía tarda en oscurecer, así que la falta de luz deglutió la claridad de forma lenta, pausada. Se la había comido como un monstruo. No hacía calor, de hecho había refrescado un poco en el momento en que caminábamos por los límites del barrio de Villa Luro pero no con vistas de visitar a un monstruo o a ser comidos por uno de esos. La visita era a uno más pequeño, a un Monstruito pese a que sus diez integrantes lo transforman en uno grande a la hora de salir a tocar. Grande, iba a tener que crecer para estar a la altura de las circunstancias el 25 de Marzo cuando toque en Niceto Club.

Llegamos a la sala de ensayo y la banda oriunda de Devoto estaba en plena acción.
Nos invitaron gentilmente a pasar justo antes de empezar a tocar “Boletos”, una especie de reggaeton muy movido con un estribillo por demás pegadizo. El reducto era pequeño, la temperatura era elevada pero lo que se respiraba en el aire era buena onda. Entre cables, pedales, instrumentos pensé que se iba a desarrollar la nota pero ya habían pasado las diez y media de la noche por lo que cambiamos la locación por una pizzería amiga sita en Álvarez Jonte y Lope de Vega. Mientras esperábamos la comida, pensaba en prender mi grabador luego de cenar, pero la charla que estábamos teniendo con Fede, Lana y Botija ya viajaba por los caminos que pensaba recorrer por lo que tomé la iniciativa y dimos comienzo.


Empecemos por el principio. ¿Cómo nace Monstruito? ¿Cómo se conocieron? ¿Cómo llegaron a armar la banda?

Fede: Nacho (guitarra y voz), Gastón (bajo) y yo empezamos a tocar en mi pieza.

Lana: Fede y Nacho son hermanos y Gastón compañero de colegio de Nacho.

Fede: Empezamos tocando, como todos... para hinchar las bolas. Hacíamos covers y después de a poco se empezaron a sumar integrantes. La primera fue Ori (voz) después Lana (guitarra) y durante la grabación del primer disco los demás. Íbamos viendo, porque quizás a algún tema le hacía falta algo… “estaría bueno que tenga percusión” Entonces lo llamamos a Botija (actual percusionista).

Lana: Yo había tocado con Nacho siete años en una banda de punk rock. Después me contó que estaba tocando con Fede y que se estaba gestando algo… me llamó y decidimos ir. Tocamos una vez y de calentones dijimos “vamos a grabar un disco con todos los temas” y una vez en el estudio, cada uno fue llevando a otro para engrosar el proyecto. A Enzo (tecladista) lo llevó Yacky (trompetista) que lo conocía de tal lado, Botija es amigo mío…fue una cuestión de ir cubriendo necesidades para lograr lo que buscábamos a nivel sonido.

Monstruito… ¿por qué? ¿Tiene un origen concreto?

Fede: Uno se da cuenta de algunas cosas tras cierto tiempo. “Monstruito” salió de una larga lista de nombres, sin sentido… Monstruito lo podes relacionar con lo que se genera cuando nos juntamos todos los integrantes de la banda. Igual cualquier cosa que digamos…

Lana: Como que es una cosa sola… todos los elementos de la banda congeniados forman un monstruito. Igual, para mí es “Monstruito” porque Fede lo dijo (risas). Lo propuso, nos gustó y cerraba.

Fede: Nunca fue “Los Monstruitos”. No. Siempre fue “Monstruito”, uno solo. Todos armamos uno solo. O quizás también, la diversidad de cosas que hacemos… de repente un ska, una cumbia…esa cuestión medio deforme

Lana: Que también tiene que ver con la procedencia de cada uno. Yo no escucho lo mismo que Ana (saxofonista) ni que Enzo. Somos todos diferentes pero tocamos todos lo mismo.

Hay pocas bandas que transiten el rumbo por el que anda Monstruito. Tener la capacidad de componer temas de distintos géneros no es tarea fácil. Una de mis dudas era esa. ¿Cómo hacen?

¿Por qué procesos pasaron para tocar un reggaeton y a los dos minutos un ska, una cumbia o un reggae? ¿Cuál sería el vinculo a esa auto-denominación “Ensalada Sonidera”? ¿Cómo lograron congeniar diez personas con gustos musicales distintos?

Lana: La respuesta fácil sería “cada uno le aportó lo suyo al tema”. Yo en mi vida había escuchado un reggaeton. Pero es encontrarle la vuelta; escuchar un poco, ceder. Y te lo digo yo que me considero el más cuadrado de la banda.

No te costó ese proceso…

Lana: Me gustaba lo que estábamos haciendo. Me gustaba y me gusta como nos llevamos, es pasarla bien.

Fede: Me parece que todo nace desde un respeto a la música. Yo tampoco escucho reggaeton, pero si alguno viene y propone un tema, y la forma en la que más jugo se le puede sacar es en ese formato, se ve y si gusta lo hacemos.

Lana: El reggaeton que hicimos…tiene “cosas” de reggaeton, pero tampoco es un reggaeton cien por cien…si lo comparás con Daddy Yankee o músicos que se dedican a eso, estamos lejos. Lo hacemos a nuestra forma.

Fede: Todos estamos influidos por la música que esta en la calle. Estas viajando en bondi y tenes al tipo de al lado que esta escuchando un reggaeton y lo escuchas sin darte cuenta…

Lana: Te sabes aproximadamente ochocientos mil estribillos de artistas que nunca se te pasa por la cabeza ponerte a escuchar en tu casa…y sin embargo los sabes y eso a veces, a su manera, influye.

Ya tenemos la respuesta a como integrar a diez personas que tienen formación o gustos distintos. Ahora faltaba saber como fue llegar a concretar ese proyecto.

En cuanto a la grabación del disco. ¿Cómo se gestó? ¿Cómo fue que después de tocar una vez se les ocurrió ir a un estudio?

Lana: Habíamos debutado acá en el barrio, en Beiró y Lope de Vega, en un lugar que ya no existe. Hubo un montón de gente, estuvo bueno. Más allá del compromiso de decirte que “estuvo bueno”, gustó en serio, fue divertido. Y nos empujó como para ir a grabar. Y los chicos conocían a unos amigos que tenían un “mini estudio” que grababan cosas que estaban buenas. Y así arrancamos…primero con las bases, y después fuimos sumando gente.

¿Salió en 2008?

Lana: Sí, pero comenzamos a trabajar a fines de 2007. Tardamos un montón, sobre todo por la gente que se fue sumando, que enriqueció muchísimo pero a la vez complicó un poco la salida del disco; pero estábamos conformes.

¿Tuvo una presentación formal? ¿Dónde tocaron?

Lana: Lo presentamos en el Teatro Arlequines, antes se hizo un spot para la radio Rock and Pop (risas) Se hizo todo muy serio. Después de los shows se hacen fiestas “Trans”. Ahí ganamos un premio: “Mejor Show de Banda Musical 2008 (risas)

Fede: Estaba lleno de travestis…es multicultural: hay teatro, hay transformismo…de todo. Se hizo una entrega de premios muy formal. Había travestis, nosotros… (risas) Pero siempre con mucho respeto de todas las partes.

La entrevista transitaba la senda que tenía planificada aunque desconocía esa parte de la historia de Monstruito. Afortunadamente, la palabra “transformismo” que por decantación me hacía llegar a “transformación”, me dio el punta pie necesario como para adentrarme en un ingrediente esencial de la banda en sí. La vestimenta: Los rojos uniformes, peinados raros, corbatas cual si fueran torcidas por el viento.

Hablando de “transformismo”, ¿De donde nace la cuestión del vestuario?

Lana: Todo lo que es estética, creatividad, esa faceta pasa por Fede.

Fede: Y yo nunca tengo la respuesta (risas) La idea era tener un uniforme: somos tantos… necesitábamos tener algo en común. Tener una marca, algo que resalte por encima de la música…una forma de recordar algo.

¿Y las corbatas?

Fede: El día que salimos de tocar la primera fecha, llegaron a casa y yo los recibí con la corbata y les dije “Vamos a salir a tocar así” y la idea gustó.

Botija: Es una marca, un sello. Para que te acuerdes de algo: si no es por las canciones, serán las corbatas, las camisas rojas, un nombre, una cara. Así el que vea a Monstruito de algo se va a acordar…

¿Una herramienta para llamar la atención?

Lana: Quizás en la costa estábamos por tocar y veíamos trescientas personas y cuando arrancábamos quedaban cincuenta (risas) El vestuario llamaba la atención…

En pocas palabras los músicos se referían al concepto que desarrollaron durante toda la charla, el de la unificación. De todas maneras, sin querer queriendo volvieron a entreabrir una puerta: la gira por la costa atlántica.

¿Qué balance se puede hacer? ¿Cómo fue tocar para gente que no los conocía en lo absoluto quizás, y en lugares a los que tampoco estaban acostumbrados a hacerlo?

Lana: La experiencia fue increíble. Laburamos como locos… ¡nos pesaban los cables al final!

¿Fueron con sonido propio?

Lana: En un principio, armamos las vacaciones para estar todos juntos. Después con la plata que siempre gastamos en las vacaciones, esta vuelta un poco más, dijimos “la usamos para irnos de gira, para ir a tocar”. Entonces no iba a haber paseos, salidas gastando fortunas. Así que con todo eso, alquilamos el sonido, que venía con una camioneta que traía también sonidista…un gran combo. A su vez alquilamos una casa y fuimos con algunos datos. Después allá te das cuenta como son las cosas…de que lugar esta bueno para tocar y cual no. Después es relativo…hay lugares en los que a ciertas bandas les rinde y vos vas y resulta lo contrario, como también pasa a la inversa. En la feria de San Bernardo… fue raro. Ahí nos fue bien, la gente nos veía y se llevaba los discos cuando en la playa la cantidad de gente era más, pero no vendíamos casi nada.

¿Y ustedes como lo evalúan? ¿Que prefieren: que la gente vaya y los escuche en la playa o que se lleve un disco?

Lana: Las dos cosas van de la mano. Tenes que tener en cuenta varios factores…quizás en la playa hay mucha gente pero no sabes cuantas te están escuchando.

Botija: Capaz escuchas una banda y al principio no te gusta. A un amigo tuyo sí le gustó y compró el disco. Después te presta el material y tenes la posibilidad de escucharlo bien y te termina gustando…capaz también ese disco vuelve a ser prestado y otra persona más tiene la posibilidad de escucharlo “bien”

Fede: Para mí, ya que suene…que haya una banda que se llame Monstruito, que se conozca. Por más que lo compren, lo bajen, lo que sea…ya para nosotros es un progreso enorme. Nosotros recién arrancamos en esto. Ahora el nuevo termómetro es el Facebook…y el nuestro, ¡cada vez entra más gente!

La pizza estaba por llegar y nuestros estómagos pedían alimento. Consideré que había extraído el jugo necesario, que tenía lo que fui a buscar. De esa manera, como suelo acostumbrar, le di paso a los músicos. Precisaba una autodefinición, algo que dejara a ellos mostrarse y que sirva para cerrar la nota de cara a la fecha del 25 de Marzo en Niceto Club.

Para la gente que no conoce a Monstruito. ¿Qué es lo que hacen ustedes? ¿Por qué la gente debería acercarse a Niceto a verlos? ¿Qué pueden ofrecer?

Lana: La ensalada sonidera es una buena definición. Igual es difícil ser objetivo: si me voy a vender me voy a vender así. Hicimos once temas que nos gustan mucho, que nos parecen buenos…y los temas que se vienen también.

Bien, supongamos que yo no los vi nunca. ¿Con qué me encuentro?

Lana: Una lista de temas variada, muy escuchable, muy arriba por momentos.

Fede: Como la banda es muy popular en el sentido de la variedad, capaz viene mi abuela y me dice que le gusta y también le gusta al nenito más rockero.

Lana: Hay un mix muy interesante…no se va a arrepentir el que venga!



Entrevista: Martín Ciraolo

Fotos 2 y 3: Alan Statuto
Foto 1: http://www.monstruito.com.ar/

4 comentarios :

  1. Buenisima la nota.
    Yo en casa tengo un rockerito de 3 añitos que cuando quiere escuchar musica, como es fana de Monstruito, me dice "mama Boti!" (por El Botija, obviamente ^^)

    ResponderEliminar
  2. Buena nota, FELICITACIONES!!!.

    Abrazo, Peco.

    ResponderEliminar
  3. muy buena la nota, me dio curiosidad! ahora me bajo el disco a ver q tul :)

    ResponderEliminar
  4. siii mall a mi tmb m re gusto la nota intrsante la propuesta :)

    voy a escuchar algo

    ResponderEliminar

 
Top