El día 8 del Pepsi empezó tal como el pronóstico lo había anunciado: con lluvia. MAD abrió el escenario Claro pasadas las cuatro y media para un set corto y para poco público. A continuación D-Mente, la banda de Andrés Gimenez (ex A.N.I.M.A.L.) abrió el escenario principal e hizo un show con mayoría de temas de su última placa y también le agregaron un cover de The Ramones: "I belive in miracles". A continuación Nativo apareció en el escenario Claro, y repasó su discografía para los presentes en el Club Ciudad. La lluvia se detuvo por unos momentos.
Cerca de las 18:30, Viticus comenzó a sonar al ritmo del rock & roll que recuerda al gran Carpo. En poco mas de media hora deleitaron a la gente que iba llenando el predio e hicieron algunos temas para recordar las viejas épocas de Riff como "Mucho por hacer", "Gran río" y "Susy Cadillac". Empezaba a caer la noche y en el Escenario Claro se hizo presente una banda que en el último tiempo viene creciendo a pasos agigantados en la escena del heavy metal: Horcas. Bajo el mando de Walter Meza, dieron un recital muy potente para deleitar a todos los fanáticos del heavy metal que se encontraban presentes en el Club Ciudad. Con el agite de Meza y varios temas del último disco, la gente pareció quedar satisfecha en el cierre del escenario del globito.
Volviendo al escenario principal, Rata Blanca salió a escena minutos antes de las 20 hs, con una noche que volvía a prometer tormenta. Con la banda sonando muy ajustada, la guitarra de Giardino derrochando metal desde sus cuerdas y un Adrián Barilari con su potente voz intacta, Rata Blanca dió comienzo a su show de igual manera que en "El reino olvidado", su última placa. Después de repasar varios temas del último disco tocaron algunos temas viejos como "Chico callejero" y terminaron cerrando con "La leyenda del hada y el mago", que tuvo un final con el comienzo de un aguacero que no pararía hasta el final de Mötley Crüe.
Mötley Crüe venía de visita por primera vez a la Argentina, y el marco no podía ser otro: una lluvia torrencial desplegada sobre las veinte mil personas que esperaban ver a la banda de Tommy Lee, Vince Neil (foto - Rafa Suarez/Rolling Stone), Mick Mars y Nikki Sixx. Los californianos dieron comienzo a su "fiesta" a las 22 hs., despues de algunos inconvenientes que amenazaban con suspender el set. En un show que se extendería casi por dos horas, tocaron pocos temas de su último disco "Saints of angels" y se avocaron a darle a sus fans lo que buscaban, muchos hits. A lo largo de la noche pasaron: "Dr. Feelgood", "Kickstar my heart", "Wild side", "Louder Than Hell", "Girls, Girls, Girls", y "Shout at the devil". Entre medio, cada uno de los integrantes se dedicó a hacer lo suyo y a animar a los metaleros que disfrutaban de la lluvia tanto como del show. "¡Me gusta la fiestaaaa!" gritó un desaforado Tommy Lee desde la pasarela entre saltos. Para terminar: "Home sweet home" y todos felices (y mojados) a casa, y los californianos a seguir de fiesta.

Facundo Pereira

1 comentarios :

  1. fue el mejor show d mi vida
    a esos 4 nada los apraba
    la lluvia no apro en todo el set, epro fue el toque perfecto
    ahora esperanod a q vuelvan (L)

    ResponderEliminar

 
Top